Posts Tagged ‘gorraiz’

SÍNDROME DE DISFUNCIÓN COGNITIVA

Written by Judith on . Posted in Blog

Captura

Es posible que, según tu mejor amigo va cumpliendo años, vayas notando cambios en su comportamiento. Esto es normal sobretodo al pasar de unas etapas a otras (de cachorro a adulto y de adulto a senior), pero has de permanecer muy atento a algunos cambios concretos, ya que podrían estar indicando que tu perro o gato padece “Síndrome de Disfunción Cognitiva”.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE DISFUNCIÓN COGNITIVA (SDC)? 

Es una enfermedad degenerativa, relativamente frecuente en animales senior (sobretodo perros), que cursa con cambios de comportamiento muy diversos. El diagnóstico precoz,junto con los tratamientos adecuados, pueden mejorar muchísimo la calidad de vida de los pacientes, y de sus relaciones con los propietarios. Es una patología semejante al alzheimer que padecen las personas.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

Se debe a cambios en morfológicos en diversas áreas cerebrales (atrofia cortical, espesamiento y calcificación de las meninges, disminución del número de neuronas, etc). En la mayoría de los casos se asocia a un trastorno neurodegenerativo, propio de animales de edad avanzada. Es una patología gradual y que cursa durante un prolongado periodo de tiempo (18-24 meses o mayor).
Como es de suponer, conforme aumenta la edad del paciente existe mayor probabilidad de padecer este síndrome.

¿QUÉ SÍNTOMAS PRODUCE?

El SDC es sobretodo un síndrome comportamental, es decir, afecta al comportamiento del animal y a la relación del mismo con otros seres vivos. Los síntomas más comunes son:

  • Alteración de la interacción social: disminuye el interés por las caricias o el contacto. Saludan con menos énfasis, aparecen conflictos sociales o hiperapego al propietario, etc.
  • Pérdida de memoria y retraso en el aprendizaje: comienzan a orinar o defecar en lugares donde no deben, no responden a las órdenes que antes conocían, no son capaces de aprender órdenes nuevas o no reconocen a los propietarios.
  • Desorientación: se pierden en lugares conocidos, intentan pasar por el lado equivocado de la puerta, son incapaces de esquivar algunos obstáculos o se quedan parados delante de ellos.
  • Alteraciones del ciclo sueño/vigilia: duermen por el día y no descansan por la noche.
  • Disminución de la actividad, de la exploración y de la respuesta a estímulos. En algunas ocasiones también se puede observan ansiedad o inquietud que se manifiesta de diferentes maneras: descansan menos, están más agitados, aumenta la irritabilidad, la locomoción o las vocalizaciones, aparecen comportamientos estereotipados o conductas destructivas, etc.
  • En los gatos disminuye la conducta de acicalamiento.
  • Alteraciones en el apetito (aumento o disminución).
¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

En la actualidad el  diagnóstico del SDC se realiza mediante el descarte de otras patologías. Por ello, si sospechas que tu mejor amigo pueda estar padeciendo SDC , realizaremos una analítica sanguínea completa para hacer un chequeo general de su estado de salud y comprobar que los cambios que observas no se deben a otras patologías (insuficiencias renales, hepáticas, anemia, etc). Además, la analítica debe acompañarse de una exploración física exhaustiva y de un historial completo, por lo que te haremos diversas preguntas para poder determinar qué es lo que le está pasando a tu perro/gato.

¿PUEDE TRATARSE?

Sí que puede tratarse, y debemos hacerlo. El tratamiento va encaminado a disminuir los síntomas, puesto que no podemos recuperar las neuronas o masa cerebralseniordog2 atrofiadas. No obstante, podemos impedir que el SDC avance como lo haría sin medicación. En muchas ocasiones, una de las alteraciones de comportamiento es la aparición de ansiedad. En estos casos debemos tratar la ansiedad puesto que ésta empeora significativamente la calidad de vida de las mascotas. Afortunadamente hoy en día contamos con diversos fármacos y opciones terapéuticas para este síndrome.

Por tanto, si has observado uno o varios de los síntomas anteriormente descritos no dudes en visitarnos y hacérnoslo saber. Puede que podamos diagnosticar precozmente el Síndrome de Disfunción Cognitiva en tu mascota y podamos prolongar vuestra calidad de vida juntos muchos años más!  

PEPE

Written by admin on . Posted in Caso del Mes

Captura

Pepe es un cachorro de Bichón Maltés de 9 meses. El pasado mes de Junio nos visitó porque, estando jugando en el jardín, de repente comenzó a cojear de la extremidad posterior izquierda. Pepe no apoyaba en absoluto la pata y sus dueños, Ana y Joaquín, preocupados, acudieron con Pepe a visitarnos.

Cuando Pepe llegó a la clínica aun continuaba sin apoyar su patita en el suelo y con ella muy flexionada y tensa.

Así que decidimos quedarnos con Pepe y le inyectamos una analgésico para que el dolor que manifestaba se pasase cuanto antes, y  una vez así procedimos a explorarle. En la exploración no observamos dolor en ninguna de las articulaciones, dejándose manipular cada una sin problema. Le flexionamos cada una de las articulaciones y también realizamos extensión de las mismas, pero Pepe, que es muy bueno, seguía sin manifestar ningún tipo de dolor. La exploración general también era normal, Pepe no presentaba fiebre, dolor, ni ninguna otra alteración en ningún otro punto.

Por tanto, ¡teníamos que buscar alguna otra causa! Comenzamos a separar el pelo para poder valorar correctamente la piel con sumo cuidado y, aunque nos costó un poco dar con la causa de su molestia… ¡al fin encontramos el problema!

¡Al pobre Pepe le había picado una abeja! Y cuando llegó a la consulta aun tenía clavado el aguijón.

IMG_7087

Una vez detectado el problema procedimos a ponerle solución. Retiramos el aguijón sin sujetarlo fuertemente, ya que esto puede “exprimir” más la zona donde se guarda el veneno y producir lesiones mayores. Tras ello aplicamos corticoide tópico, además de inyectable y un antihistamínico para evitar cualquier inflamación más grave (por ejemplo un shock anafiláctico).

Nos quedamos a Pepe en observación durante unas horas para poder atajar cualquier complicación que pudiese suceder, y, tras ver que se encontraba estupendamente, sin mostrar otros síntomas y poco a poco apoyando más la extremidad decidimos darle el alta vigilada en casa.

Al día siguiente nuestro Pepe estaba como si no hubiese pasado nada, con ganas de hacer de las suyas de nuevo en el jardín.

Milú

Written by admin on . Posted in Caso del Mes

152Captura

Milú es un teckel de pelo duro miniatura (o kaninchen) de 6 años. Su familia lo quiere mucho, sobretodo su dueña Raquel, que es la que más se ocupa de él. Hace unos meses su familia decidió cambiar de domicilio, pero parece que la mudanza no le gustó demasiado a nuestro pequeño amigo.

Al cambiar de casa Milú solicitaba constantemente la compañía de Raquel, siguiéndola a todas partes e, incluso, y durmiendo con ella. De esta forma  se encontraba seguro en una casa a la que aun no se había adaptado. Pero claro, en algunas ocasiones Raquel necesitaba salir de casa, ir a trabajar, a hacer recados etc…, entonces Milú se encontraba solo y sin ningún recurso para calmarse salvo llamar incansablemente a Raquel, sin saber que ella no podía oírle.

Captura1Los que si lo escucharon fueron los vecinos, que un día le comentaron a Raquel lo que estaba sucediendo: cuando ella se iba Milú ladraba y lloraba en la puerta. Y, además, cuando su familia volvía, Milú les recibía de una forma exagerada.

Así que Raquel decidió solicitarnos ayuda para conseguir que Milú se quedase en casa sin llorar, y, sobretodo, tranquilo y feliz, eso era lo más importante.

Tras realizarle varias preguntas y conocer sus hábitos llegamos a un diagnóstico.

Milú tenía Ansiedad por separación e Hiperapego.

¿Qué es la ansiedad por separación? 

La ansiedad por separación es un problema etológico (de conducta) que afecta a muchos perros. En algunas ocasiones se suele dar desde que son cachorros, pero en otras, como en el caso de Milú, pueden darse cuando son adultos, generalmente tras haber sufrido un cambio brusco en los hábitos.

¿Qué síntomas produce? 

La ansiedad se define por ser una respuesta de anticipación involuntaria del organismo frente a estímulos (más información AQUÍ). Esto quiere decir que ni Milú ni ningún otro perro pueden decidir si estar ansiosos o no, igual que las personas. Y esa ansiedad se puede manifestar de muchas maneras, las más habituales son: ladridos y vocalizaciones de todo tipo, arañar puertas, romper cosas de casa a las que normalmente no hacen caso, micciones y defecaciones, apatía, vómitos, y depresión generalizada, entre otras.

¿Se cura? 

¡Claro que sí! Lo más importante es detectar que existe un problema y ponerle solución. No todos los casos se tratan de la misma forma, por eso es muy importante que analicemos cada caso individualmente. Mediante una serie de preguntas podemos llegar a saber si se trata de ansiedad por separación o es un problema de otro tipo, y pondremos las medidas necesarias para que se termine.

No todos los perros responden a las mismas medidas ni en el mismo tiempo, por eso el tratamiento debe ser personalizado y se debe realizar un seguimiento.

¿Y qué pasó con Milú?

Gracias a la implicación de Raquel , que siguió al pie de la letra nuestros consejos (¡Gracias Raquel!) y a la buena actitud de Milú, en muy poco tiempo ya podía quedarse sólo en casa sin pasarlo mal. Eso sí, ahora cada vez que Raquel va a salir de casa Milú exige su premio por portarse bien, ¡un Kong bien preparado que le encanta! ¡Y a nosotras tener tan buenos pacientes como él!