Milú

Written by admin on . Posted in Caso del Mes

152Captura

Milú es un teckel de pelo duro miniatura (o kaninchen) de 6 años. Su familia lo quiere mucho, sobretodo su dueña Raquel, que es la que más se ocupa de él. Hace unos meses su familia decidió cambiar de domicilio, pero parece que la mudanza no le gustó demasiado a nuestro pequeño amigo.

Al cambiar de casa Milú solicitaba constantemente la compañía de Raquel, siguiéndola a todas partes e, incluso, y durmiendo con ella. De esta forma  se encontraba seguro en una casa a la que aun no se había adaptado. Pero claro, en algunas ocasiones Raquel necesitaba salir de casa, ir a trabajar, a hacer recados etc…, entonces Milú se encontraba solo y sin ningún recurso para calmarse salvo llamar incansablemente a Raquel, sin saber que ella no podía oírle.

Captura1Los que si lo escucharon fueron los vecinos, que un día le comentaron a Raquel lo que estaba sucediendo: cuando ella se iba Milú ladraba y lloraba en la puerta. Y, además, cuando su familia volvía, Milú les recibía de una forma exagerada.

Así que Raquel decidió solicitarnos ayuda para conseguir que Milú se quedase en casa sin llorar, y, sobretodo, tranquilo y feliz, eso era lo más importante.

Tras realizarle varias preguntas y conocer sus hábitos llegamos a un diagnóstico.

Milú tenía Ansiedad por separación e Hiperapego.

¿Qué es la ansiedad por separación? 

La ansiedad por separación es un problema etológico (de conducta) que afecta a muchos perros. En algunas ocasiones se suele dar desde que son cachorros, pero en otras, como en el caso de Milú, pueden darse cuando son adultos, generalmente tras haber sufrido un cambio brusco en los hábitos.

¿Qué síntomas produce? 

La ansiedad se define por ser una respuesta de anticipación involuntaria del organismo frente a estímulos (más información AQUÍ). Esto quiere decir que ni Milú ni ningún otro perro pueden decidir si estar ansiosos o no, igual que las personas. Y esa ansiedad se puede manifestar de muchas maneras, las más habituales son: ladridos y vocalizaciones de todo tipo, arañar puertas, romper cosas de casa a las que normalmente no hacen caso, micciones y defecaciones, apatía, vómitos, y depresión generalizada, entre otras.

¿Se cura? 

¡Claro que sí! Lo más importante es detectar que existe un problema y ponerle solución. No todos los casos se tratan de la misma forma, por eso es muy importante que analicemos cada caso individualmente. Mediante una serie de preguntas podemos llegar a saber si se trata de ansiedad por separación o es un problema de otro tipo, y pondremos las medidas necesarias para que se termine.

No todos los perros responden a las mismas medidas ni en el mismo tiempo, por eso el tratamiento debe ser personalizado y se debe realizar un seguimiento.

¿Y qué pasó con Milú?

Gracias a la implicación de Raquel , que siguió al pie de la letra nuestros consejos (¡Gracias Raquel!) y a la buena actitud de Milú, en muy poco tiempo ya podía quedarse sólo en casa sin pasarlo mal. Eso sí, ahora cada vez que Raquel va a salir de casa Milú exige su premio por portarse bien, ¡un Kong bien preparado que le encanta! ¡Y a nosotras tener tan buenos pacientes como él!

TIM
PEPE

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Trackback from your site.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.